domingo, 22 de abril de 2007

Regreso de Monfragüe

Bueno, pues ya acabó la jornada expedicionaria. Vengo con dolor de pies, el cuello quemado y la cara con buen color.

Hemos visto buitres, alimoches, milanos e incluso dos ciervos.

Monfragüe es un parque que le recomiendo a todo el mundo, de verdad.

Hoy domingo toca estar fuera todo el día, pero esta semana hablaré de ello.

6 comentarios:

  1. Contadora de bichos22 abril, 2007 18:26

    Te ha faltado avión roquero (que a nadie interesaron), una pareja de águilas imperiales bastante lejos y un buho real y sus dos crías.

    Lo de los ciervos si que fue suerte.

    ResponderEliminar
  2. Lo de los buhos, yo creo que eran peluches electrónicos.

    Y el avión roquero no interesó porque en ese momento, estabamos escuchando por enésima vez, el chiste de los buitres.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y las cigüeñas negras? no se si sería la misma, pero yo la vi en 3 sitios ó 4 diferentes. La verdad es que tuvimos suerte al ver tantos animales. Por cierto, el ciervo, que estab a casi enfrente mía, me costó distinguirlo.

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, las cigüeñas negras, que fallo no recordarlas; la próxima vez que vaya me lo echarán en cara.

    Al de los chistes de buitres (que ni tenían gracia) teníamos que haberlo abandonado en un peñasco.

    ResponderEliminar
  5. En un peñasco y que le contara los chistes al alimoche..

    La "circonia niiiiiigra" se portó y desató su vena narcisista, paseo arriba, paseo abajo.

    ResponderEliminar
  6. Ciconia ciconia23 abril, 2007 21:19

    Que ya te dije que no es circonia que es ciconia, ¡¡¡¡no está hecha de circonio!!!!!

    Si le cuenta los chistes al alimoche, el pobre se autoextingue.

    ResponderEliminar